Compartir
  • La selectividad en la alimentación de personas con autismo es una característica común.

Hoy os voy a contar algo que os puede resultar familiar y que está presente en la selectividad en la alimentación de muchos niños y adolescentes con autismo. La tan nombrada hiperselectividad. De una forma muy resumida, con un lenguaje muy sencillo y mediante un ejemplo veréis como os habrá pasado alguna vez. Si eres profesional también te habrás encontrado un día con un nuevo rechazo a algún alimento que tu alumno o paciente llevaba a tu centro de trabajo. Veamos:

A tu hijo le encanta un postre, -llamado “X”-, y siempre espera terminar su comida para disfrutarlo. O los momentos de la comida son un drama excepto en el momento de comerse a “X”. O lo usas como reforzador. O es el único alimento que toma sin problemas fuera de casa. O, en el peor de los casos, sólo ingiere ese postre “X”…

Un día llegas al supermercado a por “X” pero te encuentras con que “X” ya no es como le gusta a tu hijo, o cambiaron la forma, tal vez el color, tal vez la etiqueta… es decir, que aunque el contenido es el mismo el continente es distinto. O sea, “X” ya no es lo que era…

Eres consciente de lo que va a ocurrir, que le vas a presentar el nuevo envase, -llamado XY-, y lo va a rechazar. ¡El fabricante del supermercado me podría haber avisado del cambio que iba a tener “X”!!

¿Te suena?

TIPS

 

Efectivamente si nos avisan realizamos una desensibilización para que de forma progresiva acepte a “XY”, pero como no lo suelen hacer vamos a daros unos pequeños tips de forma generalizada:

•Guarda siempre un envase vacío y limpio en tu despensa de aquello que compres envasado.
•De ser así realiza una desensibilización progresiva hasta que acepte el nuevo envase.
•Si no guardaste el envase hay que presentarle el nuevo de forma gradual y depende del cambio que haya tenido lo enfocaremos de una forma u otra (etiqueta, tamaño, color..).
•Nunca le engañaremos, debemos de comunicarle el cambio dentro de su forma de comprensión para no generarle más ansiedad.
•Nuestra actitud es la clave frente a los cambios, no caigamos en la negatividad pero tampoco actuemos como si no pasase nada.

 

Quizá para nosotros no sea relevante pero para ellos es un cambio muy importante y hay que respetarlo y tratarlo como tal. Los cambios pocas veces son bien acogidos por las personas del espectro, un efecto inmediato es la selectividad en la alimentación de las personas con autismo. Cualquier cambio en los alimentos, envases, preparaciones, vajillas, sonidos, texturas y un interminable etcétera dará lugar al tan indeseado rechazo. Necesitan, a priori, anticipaciones para ello y que la progresividad esté presente en cada paso que damos, teniendo muy presente siempre sus niveles de ansiedad. En nuestra Escuela ONLINE podemos diseñarte un programa adaptado a las características de tu hijo, alumno o paciente para trabajar este aspecto y mejorar su selectividad alimentaria.

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Recibe en tu correo todas nuestras novedades, el calendario mensual, nuevas entradas del blog, recursos, nuevos estudios..

¡Te has suscrito correctamente!

Pin It on Pinterest

¿Te gustó este post?

¡Comparte!

WhatsApp chat