Compartir

 

  • El riesgo del uso de refuerzo positivo basado en recompensa en la intervención de alimentación en autismo.

  • El uso de golosinas como refuerzo positivo en problemas de alimentación conlleva peligros duraderos que hay que evitar.

 

El uso de reforzadores en autismo, ya sea refuerzo positivo o refuerzo negativo, es una práctica común y extendida. Realmente es algo que se da en la vida en general, nos dan un salario por nuestro trabajo o nos multan si cometemos una infracción de tráfico.

No obstante hoy abordaremos los riesgos del uso inadecuado del refuerzo positivo basado en condicionamiento de recompensa. Pero, veamos primero brevemente qué es un refuerzo positivo.

 

¿QUÉ ES UN REFUERZO POSITIVO?

 

Un refuerzo positivo es un recurso destinado a aumentar la probabilidad de repetir un comportamiento deseado, o afianzar una respuesta conductual determinada ante una situación o instrucción. Es un recurso muy usado en modelos de condicionamiento operante, que pretende también crear una asociación ante una conducta y sus efectos o consecuencias.

 

Ejemplos:

  • María tiene que recoger sus juguetes. Al recoger cada uno de ellos su madre le dice “¡muy bien, María, sigue!”. Esas palabras de su mamá son un refuerzo positivo verbal o refuerzo emocional.
  • Juan tiene que vestirse. Al terminar de hacerlo su papá le da un cuento que le gusta mucho. Sería un refuerzo positivo con recompensa.

 

Hay muchas diferencias entre el uso de refuerzos positivos basados en premios o recompensas, y los basados en refuerzo emocional. Hoy abordaremos el primer tipo, el de la recompensa o soborno y sus peligros en la intervención en los problemas de alimentación en el autismo.

 

¿POR QUÉ SE UTILIZAN LOS REFORZADORES?

 

Las personas en el espectro del autismo pueden presentar conductas inadecuadas antes muchas situaciones. Es habitual que la persona no acabe de entender qué esperan de ella ante una situación, o qué se le está pidiendo exactamente. O, sencillamente, muestra conductas no adecuadas a su contexto social ante eventos o situaciones cotidianas. Para indicar que su respuesta es la esperada, usamos el refuerzo positivo, de forma que la persona asocia una respuesta concreta y agradable a una acción. De esta forma entiende que ante determinadas situaciones o peticiones, qué es lo que se espera de ella exactamente.

El refuerzo positivo es una herramienta poderosa para apoyar a los niños con autismo. Se puede utilizar para fomentar los comportamientos deseados, reducir la ansiedad y desarrollar la confianza en uno mismo. También pueden aprender a responder positivamente a determinados estímulos o situaciones, aprender nuevas habilidades y desarrollar un sentido de logro.

 

Ejemplo:

  • A Paula le cuesta mucho abrocharse los botones del babero escolar. Cada vez que se abrocha un botón su educadora le refuerza con una sonrisa y el dedo pulgar de la mano hacia arriba.

 

Ahora que ya sabemos qué es un refuerzo positivo y por qué se utilizan os voy a relatar brevemente un caso real. Pero esta vez el reforzador es un alimento.

 

USO DE ALIMENTOS COMO REFUERZO POSITIVO

 

Paula tiene que comer un menú en el comedor escolar compuesto por crema de calabaza, pollo con patatas y una manzana. Paula no entiende por qué tiene que comerse la crema de calabaza que no le gusta, y más habiendo pollo con patatas que le encanta.

Como Paula no quiere comerse el primer plato del menú, su persona referente, la integradora social del centro educativo, le ofrece tras cada cucharada de crema de calabaza un dulce (M&M’s, Lacasitos, …) que a Paula le fascina. Paula continúa comiendo una cucharada de calabaza a duras penas pero contenta cuando se le da una recompensa en forma de dulce de chocolate.

 

refuerzo positivo

 

Pensad: crema de calabaza, dulce de chocolate, crema de calabaza, dulce de chocolate… solo el hecho pensarlo da asco. Y tristemente esto es una practica habitual en el abordaje de los problemas de alimentación en el autismo y que en Cocina Adaptada denominamos la técnica del Dog Chow. Y por supuesto desaconsejamos su uso. Sus efectos negativos perduran en el tiempo.

 

CONSECUENCIAS DEL USO DE REFORZADORES CON ALIMENTOS

 

La mezcla de lo dulce, lo salado, el cocktail de texturas pero, sobretodo, no conozco a nadie que refuerce con un crudité de apio, no. Todo son gusanitos, chocolatinas y un festín de aperitivos industriales donde prima lo insalubre. Pero además conseguimos alterar la percepción del gusto, y esta alteración en el gusto tiene consecuencias malas, muy malas.

Es decir, en esta práctica se “intenta” que el niño mejore la alimentación con alimentos insanos y además confundimos su sentido del gusto ¿Un poco incoherente, no? Además de que si son consumidos de forma habitual impactan negativamente en la salud del individuo. Estamos promoviendo que recibir chucherías es algo bueno, y por tanto fomentamos el uso de este tipo de alimentos frente a otros mucho más adecuados.

Luego se nos llena la boca afirmando que la microbiota de las personas autistas está alterada, ¿cierto? Pues como para no estarlo, con estos experimentos usados a lo largo de la vida de una persona, cualquiera, va a impactar de forma tremenda en su salud intestinal y eso no es exclusivo del autismo. Pero podemos ir más lejos aún, la cantidad de niños que no saben diferenciar lo dulce de lo salado es altísima, ¿por qué? Porque el paladar que debe de ser educado no lo está y ni tan siquiera se le presta atención a este aspecto, es más, fomentamos la alteración del mismo.

 

CONCLUSIÓN

 

Como técnica, el uso de los reforzadores positivos es útil en muchos casos, sobre todo el refuerzo positivo emocional, que abordaremos en otro artículo específico. Ahora se cuestiona la técnica, pero las técnicas hay que saber usarlas, es decir, en vez de cuestionar la técnica en sí quizá sería más adecuado cuestionar el uso que se le da a la misma.

Desde llegar a entender nuestras demandas hasta aumento de la seguridad en el niño o niña realmente es una herramienta válida pero, siempre y cuando, no se incluyan los alimentos en la misma.

 

A comer: No se obliga. No se engaña. No se soborna. Pero sobretodo se tiene coherencia. EL FIN NO JUSTIFICA LOS MEDIOS.

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Recibe en tu correo todas nuestras novedades, el calendario mensual, nuevas entradas del blog, recursos, nuevos estudios..

 
 Revisa tu carpeta de SPAM porque necesitamos doble confirmación. También puedes enviarnos un Whatsapp para recibir el boletín en tu móvil o celular!!
 
 

¡Te has suscrito correctamente!

Pin It on Pinterest

¿Te gustó este post?

¡Comparte!

WhatsApp chat