Compartir
 

  • Desórdenes de alimentación en el autismo vs trastornos de la conducta alimentaria: Diferencias.

 

Una de las áreas de trabajo más complejas en el autismo es la relacionada a los desordenes de alimentación. Aunque estos problemas se conocen desde hace tiempo, no ha sido hasta hace relativamente poco que esta problemática se empieza a abordar con la importancia que merece. No obstante, siguen existiendo muchas dudas y confusiones que pueden llevar a malos abordajes.

Hoy queremos hablar de las diferencias entre los desórdenes de alimentación típicos del autismo y los trastornos de la conducta alimentaria. Ya que son dos entidades distintas, con orígenes distintos y con abordajes distintos. Sin embargo, vemos como en muchos foros estas entidades se mezclan no solo a nivel conceptual, sino también de la intervención.

Para ello vamos a intentar arrojar luz sobre las diferencias entre los desórdenes de alimentación en el autismo y los trastornos de la conducta alimentaria.

 

Pero ¿Qué son los trastornos de la conducta alimentaria?

 

Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) se consideran enfermedades médicas que pueden ser graves y crónicas, las cuales se manifiestan por alteraciones en los hábitos alimenticios. Estos pueden variar desde la ingesta compulsiva a la falta de la misma. Siendo, en sus formas más graves, un serio peligro para la salud de la persona.

El capítulo de trastornos alimentarios del DSM 5 incluye:

  • Anorexia Nerviosa

  • Bulimia Nerviosa

  • Trastorno por atracones

  • Otro trastorno alimentario o de la ingestión de los alimentos especificado (antes Trastornos alimentarios no especificados – TANE)

 

A raíz del DSM 5 se han incluido también los siguientes trastornos que anteriormente en el DSM IV estaban dentro de otras categorías:

  • Pica

  • Trastorno de rumiación

  • Trastorno de evitación/restricción de la ingesta de alimentos

  • Trastorno alimentario o de la ingestión de los alimentos no especificado

 

Como inciso, podemos ver que el trastorno de pica, el trastorno por atracones y el trastorno de evitación/restricción suelen asociarse al autismo. Pero esto lo matizaremos más adelante, ya que en solo algunos casos podrán ser tratados como trastornos de la conducta alimentaria (TCA), pero en general en el autismo tienen otro origen.

 

Y ¿qué son los desordenes de la alimentación en el autismo?

 

A diferencia de los trastornos de la conducta alimentaria (TCA), que tienen una relación directa con problemas de salud mental, en el caso de los desórdenes de alimentación en el autismo podemos afirmar que estos se dan en edad temprana, afectan hasta el 89% de la población en el espectro 1,2 y su origen está ligado a problemas sensoriales 3,4, motrices y problemas ligados a desórdenes y alteraciones en la microbiota intestinal 5.

Es decir, que mientras los TCA tienen un claro origen psicológico, en los desórdenes de alimentación en el autismo los orígenes son diversos y con un origen biológico.

No obstante hay que considerar también en el autismo las alteraciones asociadas a fármacos antipsicóticos, que como sabemos entre sus múltiples efectos secundarios se encuentra la ingesta compulsiva de alimentos o atracones, provocada por episodios aumentados de ansiedad. O problemas relacionados con estreñimiento, que también afectan a la conducta alimentaria. En el caso de los antipsicóticos estamos ante un trastorno inducido por fármacos, que no tiene una relación real con el autismo, sino con el fármaco.

Como vimos previamente, el Trastorno de Pica, que se asocia en muchas ocasiones al autismo, se integra en los TCA según el DSM 5. No obstante en autismo vemos como muchas veces este fenómeno del pica está más ligado a alteraciones sensoriomotrices más que a problemas ligados a salud mental, que es lo que sí sucede en los trastornos de la conducta alimentaria 6.

En lo referido al Trastorno de Evitación/Restricción, en autismo suele estar ligado a la ingesta restringida de alimentos, que tampoco tiene un origen de tipo psicológico y con un abordaje que se aleja de los modelos de intervención psicológica y/o conductual.

Riesgos asociados a la confusión entre los desordenes de alimentación en el autismo y los trastornos de la conducta alimentaria

 

En Cocina Adaptada llevamos muchos años advirtiendo de los riesgos derivados de intervenciones parciales, segmentadas o basadas en modelos conductuales para el abordaje de los desordenes de alimentación en el autismo. Y nuevamente hemos de advertir que estos no son trastornos de la conducta alimentaria, y por tanto su enfoque es absolutamente diferente.

Es por tanto básico enfatizar los riesgos asociados a intervenciones basadas en premisas erróneas. Por décadas se ha usado como medio básico de intervención en el autismo las terapias de tipo conductual que, a día de hoy, sabemos que no son las más adecuadas, ya que estas no abordan los problemas reales, sino que enfrentan las consecuencias. Y vemos como nuevamente se trata de abordar un problema biológico complejo y extenso desde una visión puramente psicológica, algo que consideramos es un error que pagan las personas que son sometidas a este tipo de intervenciones.

Tras más de 1700 casos complejos abordados y los años de experiencia acumulados por el equipo de Cocina Adaptada vemos como modelos multidisciplinares, basados en las necesidades reales y desde una visión global de los problemas de alimentación en el autismo, los avances y mejoras no solo son evidentes, es que además son duraderas en el tiempo. No es normal que se den regresiones, y vemos como la intervención genera un alcance global en todos los aspectos de la vida de la persona, mejorando indiscutiblemente su calidad de vida y su salud física y emocional.

 

Entonces, ¿en el autismo no se dan nunca trastornos de la conducta alimentaria?

 

Sí, en el autismo también se pueden dar trastornos de la conducta alimentaria , de hecho, el más común está ligado a las mujeres y la anorexia 7, ya en 1983 Gillberg 8 propuso un vínculo subyacente entre autismo y anorexia nerviosa. No obstante una revisión reciente sobre este tema concreto 9 ya nos alerta de que seguimos sabiendo poco al respecto, aunque los datos apuntan a que esta relación es patente.

No obstante, hay que destacar que en el caso concreto de la anorexia nerviosa, se dará habitualmente a partir de la adolescencia, es decir, será un evento sobrevenido, que es lo que suele suceder con los TCA, mientras que los desordenes de alimentación típicos del autismo se dan desde el primer momento.

Problemas de salud mental asociados a los desordenes de alimentación en el autismo

Mientras que en los TCA el origen está relacionado con la salud mental, es decir, es su causa. En lo referido a los desordenes de alimentación típicos del autismo los problemas de salud mental son una consecuencia. Normalmente ligados a intervenciones inadecuadas.

Es normal que cuando entrevistas a jóvenes y adultos veas como traumas adquiridos en su infancia han persistido, y en muchos casos han condicionado la vida de la persona. También vemos altos niveles de inseguridad, problemas de autoestima y altos niveles de ansiedad asociados. Son la consecuencia, no la causa.

 

Los riesgos de una intervención equivocada

 

Ya hemos visto como la confusión de los propios equipos diagnósticos va a llevar a un lugar indeseable. Y diagnósticos basados en información errónea conducen a intervenciones equivocadas, a visiones segmentadas del autismo y en conclusión, a causar más daño que bien en las personas receptoras de estos modelos. Y el riesgo es la absoluta indefensión de quien recibe estos modelos de intervención erróneos, los cuales van a generar nuevos problemas y muy probablemente a enmascarar los viejos.

Hemos de ser muy cuidadosos a la hora de planificar los modelos de intervención y abordaje, ya que han de contender ante todo con un modelo ético y centrado en la persona que va a ser la receptora de estas intervenciones, y por extensión a su familia y ámbito vital.

En Cocina Adaptada llevamos mucho tiempo trabajando desde esta visión, y aún a día de hoy, hemos de ver cada caso de forma absolutamente individual, porque no hay dos personas iguales, no hay dos abordajes iguales.

La información no es conocimiento

Albert Einstein

 

Bibliografía:

1- Baraskewich J, von Ranson KM, McCrimmon A, McMorris CA. Feeding and eating problems in children and adolescents with autism: A scoping review. Autism. 2021 Aug;25(6):1505-1519. doi: 10.1177/1362361321995631. Epub 2021 Mar 2. PMID: 33653157; PMCID: PMC8323334.

2 – Kerwin MLE, Eicher PS, Gelsinger J. Parental report of eating problems and gastrointestinal symptoms in children with pervasive developmental disorders. Child Heal Care. 2005;34(3):217–234. doi:10.1207/s15326888chc3403_4

3- Nadon G, Feldman DE, Dunn W, Gisel E. Association of Sensory Processing and Eating Problems in Children with Autism Spectrum Disorders. Autism Research and Treatment. 2011:1-8. doi:10.1155/2011/541926

4- Wood JK, Garcia KE, Carey RG. Increased Prevalence of Sensory Processing Issues in Pediatric Gastrointestinal Patient Population. Perm J. 2022 Nov 29:1-9. doi: 10.7812/TPP/22.071. Epub ahead of print. PMID: 36446756.

5- Socała K, Doboszewska U, Szopa A, Serefko A, Włodarczyk M, Zielińska A, Poleszak E, Fichna J, Wlaź P. The role of microbiota-gut-brain axis in neuropsychiatric and neurological disorders. Pharmacol Res. 2021 Oct;172:105840. doi: 10.1016/j.phrs.2021.105840. Epub 2021 Aug 24. PMID: 34450312.

6- Pascual, Aitziber, Etxebarria, Itziar , Echeburúa Enrique. Las variables emocionales como factores de riesgo de los trastornos de la conducta alimentaria. International Journal of Clinical and Health Psychology [en linea]. 2011, 11(2), 229-247[fecha de Consulta 30 de Noviembre de 2022]. ISSN: 1697-2600. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=33716996003

7- Boltri M, Sapuppo W. Anorexia Nervosa and Autism Spectrum Disorder: A Systematic Review. Psychiatry Res. 2021 Dec;306:114271. doi: 10.1016/j.psychres.2021.114271. Epub 2021 Nov 10. PMID: 34798485.

8- Gillberg C. Are Autism and Anorexia Nervosa Related? Br J Psychiatry. April 1983:428-428. doi:10.1192/bjp.142.4.428b

9 – Boltri M, Sapuppo W. Anorexia Nervosa and Autism Spectrum Disorder: A Systematic Review. Psychiatry Res. 2021 Dec;306:114271. doi: 10.1016/j.psychres.2021.114271. Epub 2021 Nov 10. PMID: 34798485.

¿Quieres ver nuestro dossier general? ¡Descárgalo!

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Recibe en tu correo todas nuestras novedades, el calendario mensual, nuevas entradas del blog, recursos, nuevos estudios..

 
 Revisa tu carpeta de SPAM porque necesitamos doble confirmación. También puedes enviarnos un Whatsapp para recibir el boletín en tu móvil o celular!!
 
 

¡Te has suscrito correctamente!

Pin It on Pinterest

¿Te gustó este post?

¡Comparte!

WhatsApp chat