Google Analytics
Compartir

En el fascinante mundo del autismo, cada niño tiene su propio viaje, y la alimentación no es una excepción. Hoy nos adentramos en un tema crucial: la rigidez e inflexibilidad en la alimentación de los niños con autismo. Diseñar estrategias llenas de empatía y comprensión que pueden marcar la diferencia y cultivar una relación positiva con la comida.

Afrontando los desafíos de la adaptación

La rigidez cognitiva puede dificultar la adaptación de los niños con autismo a los cambios en su entorno, incluyendo la alimentación. Pero aquí encontramos oportunidades para fomentar la flexibilidad y la apertura a nuevas experiencias culinarias. Juntos, podemos abordar esta rigidez y fomentar una actitud más abierta y receptiva hacia los alimentos.

Construyendo puentes a través de la comprensión

La rigidez e inflexibilidad en la alimentación pueden ser desafiantes, pero la comprensión es el primer paso hacia el cambio. Conocer cómo las dificultades motoras orales, la sensibilidad dental y sensorial, entre otros, pueden influir en la forma en que los niños experimentan y se relacionan con los alimentos. A medida que entendamos mejor estas barreras, podremos encontrar soluciones efectivas y respetuosas, sin forzar ni crear sobreexigencias.

 

 

Apoyos visuales: una herramienta valiosa

En nuestro recorrido, no podemos descartar la magia de los apoyos visuales. Menús visuales que despiertan la imaginación, tableros de elección que empoderan a los niños y horarios visuales que brindan estructura y seguridad. Estas herramientas nos permitirán fortalecer la comunicación y facilitar la toma de decisiones en torno a los alimentos, creando un ambiente propicio para la exploración y la apertura hacia nuevos sabores. Además de fomentar otra parte clave: la motivación.

Un viaje de crecimiento y aceptación

Cada niño es único, y es fundamental recordar que el cambio requiere tiempo y paciencia. A medida que trabajamos juntos, aprendemos a despertar la confianza y el interés de los niños, involucrándolos en la elección y preparación de alimentos. A través del refuerzo positivo emocional y la motivación, construimos un puente hacia una alimentación más variada y saludable.

Conclusión

En la travesía hacia una relación variada con la alimentación en el autismo, nos encontramos con desafíos y oportunidades únicas. Al trabajar la flexibilidad, la empatía y la comprensión, podemos superar los obstáculos y ayudar a los niños a desarrollar una conexión positiva con los alimentos, sin obligar y sin forzar.

https://cocinadaptada.com/tienda/nivel-1/lote-premium/

 

Whatsapp Cocina Adaptada Autismo

¡Suscríbete a nuestro boletín!

Recibe en tu correo todas nuestras novedades, el calendario mensual, nuevas entradas del blog, recursos, nuevos estudios.

Revisa tu carpeta de SPAM porque necesitamos doble confirmación.

 

¡Te has suscrito correctamente!

Pin It on Pinterest

¿Te gustó este post?

¡Comparte!

Abrir chat
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?